LOS 5 EJES DEL NUEVO MODELO EDUCATIVO

Aprender a aprender y profesionalizar la labor de los maestros son algunos de los 5 ejes que guiarán el nuevo modelo educativo, informó el secretario de Educación, durante la presentación de los planes y programas del nuevo Modelo Educativo, que forman parte de la reforma en la materia, impulsada en este sexenio.

1.- Nuevo planteamiento curricular. Su premisa principal es mejorar el razonamiento de los alumnos para que puedan ‘aprender a aprender’. Con esto, se busca que los alumnos no memoricen sino que aprendan a razonar, a pensar por sí mismos y resolver problemas.

2.- La escuela al centro del sistema educativo. Brindaría mayor autonomía a las escuelas para trabajar con recursos propios, de acuerdo con sus necesidades específicas.

3.- Formación y desarrollo profesional docente. Esta medida propone ‘profesionalizar la labor docente a través de una formación continua e impulsar la evaluación constante a los maestros, para mejorar su rendimiento. Esta medida estará basada en el mérito por lo que los profesores mejor calificados recibirán reconocimientos.

4.- Equidad e inclusión. Se refiere a mejorar la infraestructura en las zonas más necesitadas y promover la inclusión de miembros de las etnias indígenas del país, así como la igualdad de género. Se busca que todos los niños, niñas y jóvenes tengan oportunidad de desarrollar su máximo potencial sin importar género, origen, contexto o discapacidades.

5.- Gobernanza del sistema educativo. Propone mejorar la comunicación entre las autoridades y los actores de la educación, como profesores, alumnos y miembros de organizaciones civiles.

“En esencia es un cambio y una transformación en la enseñanza, para que los niñas y los niños aprendan a aprender, a través de estos nuevos planes y programas”, expresó Nuño Mayer ante la mirada de los maestros, funcionarios y especialistas que acudieron a la presentación del proyecto.

ECUACIÓN MATEMÁTICA DE LA FELICIDAD

¿Cuál es el secreto de la felicidad? ¿De qué depende? Una nueva investigación de la University College London (Reino Unido) parece haber descifrado la fórmula de la felicidad mediante una ecuación matemática.

 Para el estudio, los investigadores realizaron resonancias magnéticas cerebrales a 26 voluntarios, con múltiples pruebas de recompensa y pérdida, que tenían que ser constantemente valoradas por su nivel de felicidad. Los científicos observaron que la actividad en dos áreas concretas del cerebro (el núcleo estriado ventral y la ínsula) se correspondía con el nivel de felicidad. Con estos datos diseñaron la fórmula de la felicidad.

Los científicos quisieron poner a prueba entonces su ecuación matemática. Para ello, analizaron los datos de una encuesta incluida en una aplicación para móviles “The Great Brain Experiment” en la que participaron 18.000 personas y los sometieron a la ecuación en cuestión para predecir exactamente cuán feliz se sentían dichas personas.

“Nuestra ecuación hizo un buen trabajo explicando la felicidad. Incluso con este amplio espectro de participantes, hay una relación sorprendentemente consistente entre satisfacción, expectativas y felicidad. Las expectativas también afectan a la felicidad, incluso antes de aprender el resultado de una decisión. Si tienes planes de reunirte con un amigo en tu restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar la felicidad tan pronto como realices el plan. La nueva ecuación captura estos diferentes efectos de las expectativas y permite predecir la felicidad sobre la base de los efectos combinados de muchos acontecimientos del pasado”, afirma Robb Rutledge, líder del estudio.

Así pues, según el estudio, la felicidad no sólo depende de la satisfacción del individuo, sino también de sus expectativas. A pesar de que la fórmula no indica cómo ser feliz, sí plantea una interesante herramienta para estudiar la felicidad y los trastornos emocionales a escala masiva.