Archivo de la categoría: Rincón Investigación Educativa

LOS 5 EJES DEL NUEVO MODELO EDUCATIVO

Aprender a aprender y profesionalizar la labor de los maestros son algunos de los 5 ejes que guiarán el nuevo modelo educativo, informó el secretario de Educación, durante la presentación de los planes y programas del nuevo Modelo Educativo, que forman parte de la reforma en la materia, impulsada en este sexenio.

1.- Nuevo planteamiento curricular. Su premisa principal es mejorar el razonamiento de los alumnos para que puedan ‘aprender a aprender’. Con esto, se busca que los alumnos no memoricen sino que aprendan a razonar, a pensar por sí mismos y resolver problemas.

2.- La escuela al centro del sistema educativo. Brindaría mayor autonomía a las escuelas para trabajar con recursos propios, de acuerdo con sus necesidades específicas.

3.- Formación y desarrollo profesional docente. Esta medida propone ‘profesionalizar la labor docente a través de una formación continua e impulsar la evaluación constante a los maestros, para mejorar su rendimiento. Esta medida estará basada en el mérito por lo que los profesores mejor calificados recibirán reconocimientos.

4.- Equidad e inclusión. Se refiere a mejorar la infraestructura en las zonas más necesitadas y promover la inclusión de miembros de las etnias indígenas del país, así como la igualdad de género. Se busca que todos los niños, niñas y jóvenes tengan oportunidad de desarrollar su máximo potencial sin importar género, origen, contexto o discapacidades.

5.- Gobernanza del sistema educativo. Propone mejorar la comunicación entre las autoridades y los actores de la educación, como profesores, alumnos y miembros de organizaciones civiles.

“En esencia es un cambio y una transformación en la enseñanza, para que los niñas y los niños aprendan a aprender, a través de estos nuevos planes y programas”, expresó Nuño Mayer ante la mirada de los maestros, funcionarios y especialistas que acudieron a la presentación del proyecto.

OCHO PASOS PARA AFRONTAR TU TESIS DOCTORAL

Si quieres trabajar en una empresa privada será mejor que tengas un título de posgrado o un máster oficial. Pero si tu objetivo es formar parte de alguna institución pública o ser profesor de alguna universidad, lo mejor es que optes por un doctorado. 

Pero, ¿qué es un doctor? Un doctor es un titulado universitario que elabora un trabajo de investigación original, conocido como tesis doctoral, y por el que consigue el título universitario de Doctor, la titulación académica más alto que se puede obtener. El doctorado, por tanto, se encuadra en el tercer ciclo de estudios universitarios oficiales, el que conduce a la adquisición de las competencias y habilidades relacionadas con la investigación científica de calidad. Para la creación de una tesis doctoral es habitual seguir los siguientes pasos:

1.- Elegir al tutor o director: Toda tesis doctoral debe tener al menos un director que, además, debe ser Doctor. La elección del tutor depende de ciertos criterios, además de la cercanía y relación con el profesor, pero también depende del tema elegido para la investigación.

2.- Elección del tema: Este debe ser lo suficientemente amplio como para permitir una investigación extensa, pero no tanto como para hacerla inviable. Debe ofrecer aspectos no estudiados que permitan la investigación original y debe ser un tema relevante para el campo científico en el que se inscribe. Asimismo, es importante que sea el propio doctorando quien elija el tema y no el tutor. Solo así contará con el entusiasmo necesario para realizar un trabajo duro y, a veces, desalentador.

Seguir leyendo OCHO PASOS PARA AFRONTAR TU TESIS DOCTORAL

LOS CONECTORES GRAMATICALES EN LA CONSTRUCCIÓN DE TESIS

Se refiere a la palabra o conjunto de palabras utilizadas para unir ideas manteniendo  una relación en ambas. Son usados de forma oral y escrita para conseguir una correcta coherencia, conectando así las partes de un texto, de frases, palabras, párrafos largos o cortos. Los conectores no son más que frases cortas o palabras que se encargar de enlazar oraciones, palabras y párrafos para darle un significado contextual.

A falta de estos no sería posible relacionar hechos o datos en un mismo texto con la mayor claridad y coherencia posible. Los conectores no son una categoría gramatical, más bien surgen de distintas categorías gramaticales. Con estos se logra obtener una excelente fluidez entre los párrafos. Los mismos logran visualizarse tanto en el principio como en el medio de una frase expresando así el contraste, orden, secuencia o similitudes de pensamientos que integra.

Tipos de Conectores.

 Conector de Adición: Con estos se puede añadir información de un contexto en específico. Aquí se incorpora dos ideas utilizando para ello los adverbios conjuntivos, las conjunciones de coordinación y las frases preposicionales empleados para establecer una la relación entre ambas ideas. Ejemplo: además, por ejemplo, junto con, así como.

Conector de Causa: Como su nombre lo indica, expresan causa o las razones de ser de algo. Ejemplo: porque, dado que.

Conector de Condición: Aquí presentan los hechos o acciones donde al realizarlas o no, es necesario para llevar a cabo otro hecho o acción. Estos conectores muestran condiciones usadas para establecer cierta relación entre ideas, encontrándose los adverbios conjuntivos, y las conjunciones subordinantes.   Ejemplo: con la condición de que, si, de lo contrario, por ejemplo, incluso si, a menos que.

Conector de Consecuencia: Aquí se presentan hechos o acciones que resultan de otros hechos o acciones. Muestran la consecuencia de otro. Ejemplo: por lo tanto, en consecuencia, por esta razón, así pues, así que, por consiguiente, de modo que, de ahí que.

Conector de Finalidad: Expresan el propósito u objetivo de una acción. Ejemplo: con el fin de, para.

Seguir leyendo LOS CONECTORES GRAMATICALES EN LA CONSTRUCCIÓN DE TESIS

INVESTIGACIÓN Y AUTODESARROLLO PROFESIONAL

Investigación – Acción: Conocer y cambiar la práctica educativa
(Antonio Latorre, 2007)

Los inicios del tercer milenio se caracterizan por una mayor conciencia y preocupación social por las cuestiones educativas, y de manera más concreta por la calidad de la educación. A los docentes se les atribuye un papel clave como responsables de lograr dicha meta; razón por la que su formación docente es foco de controversia en el actual debate de la problemática educativa.

Una de las imágenes es considerar la investigación como un elemento constitutivo del autodesarrollo profesional de los docentes. En el ámbito de la capacitación docente la propuesta de la enseñanza como investigación se constituye en una modalidad de formación que integra la docencia y la investigación en las aulas, de forma que ésta y el autodesarrollo profesional son procesos interrelacionados. La profesión docente requiere desarrollar constantemente nuevos conocimientos en relación con los cambios continuos que tienen lugar en la sociedad; de ahí que la acción investigadora de los docentes se constituya en su elemento profesionalizador.

Desde esta concepción, la práctica educativa sirve de laboratorio para el desarrollo del profesorado, cuyas propuestas curriculares son hipótesis de acción con la finalidad de contrastarlas en la práctica. Las ideas curriculares y las que surgen de las situaciones problemáticas son ideas para experimentarlas en el laboratorio del aula. De aquí surgen los enunciados: «No hay desarrollo curricular sin desarrollo del profesor» y «el profesor es un investigador en el aula» (Stenhouse, 1998). Así, la investigación, a la vez que metodología para resolver los problemas educativos, es vista como modelo de formación continua, es decir, como poderosa herramienta para el autodesarrollo profesional.

Seguir leyendo INVESTIGACIÓN Y AUTODESARROLLO PROFESIONAL

ESTADO DEL ARTE EN LA INVESTIGACIÓN

Contribución de los Alumnos del Doctorado en Desarrollo Humano y Educación del Centro Universitario Mar de Cortés

Uno de los elementos  que se debe desarrollar en cualquier investigación es el estado del arte, que consiste en la revisión y evaluación sistemática de toda la literatura científica que se ha publicado sobre la temática que se está estudiando.

    Este material se tiene que organizar, integrar y evaluar, para poder determinar hasta donde se ha investigado el problema que se desea resolver (conocimiento de punta), las inconsistencias que hay en estos estudios, las relaciones con otras investigaciones, los aspectos que no se han indagado, los individuos que lo han analizado, los problemas que se han encontrado, las metodologías que se han aplicado, entre otros aspectos que se pueden considerar.

En este sentido, se pueden identificar dos procesos generales: (a) la búsqueda, selección, organización y disposición de fuentes de información para un tratamiento racional; (b) la integración de la información a partir del análisis de los mensajes contenidos en las fuentes, que corresponde a la dimensión hermenéutica del proceso, muestra los conceptos básicos unificadores.

Como resultado se tiene un conocimiento sobre la forma como diferentes actores han tratado el tema de la búsqueda, hasta dónde han llegado, qué tendencias se han desarrollado, cuáles son sus productos y qué problemas se están resolviendo.

El   estado del arte tiene muchas funciones, pero las principales son: (1) Evita investigar lo que ya se ha estudiado o en otras palabras, no permite que alguien quiera descubrir lo que ya se ha inventado; (2) Ayuda a replantear la problemática a estudiar, su alcance, preguntas de investigación, objetivos, e hipótesis; (3) Permite establecer con mayor claridad el enfoque y metodología que se deben aplicar a la investigación; (4) Facilita el organizar, integrar y evaluar el material de la temática que se está estudiando; y (5) Contribuye a obtener el conocimiento de punta de la temática que se está investigando.

     A través de lo anterior, permite al investigador, informarse del conocimiento que ya se produjo respecto de determinado tema y empezar a recuperar las nociones, conceptos y teorías, metodología y perspectivas  mediante las cuales se interrogará al objeto de investigación que está construyendo.

     En este sentido el estado del arte significa dar cuenta de lo que se ha investigado de nuestro tema específico, intentando distinguir el modo en que nuestra investigación puede significar un enriquecimiento de los conocimientos existentes y no una mera reiteración de estudios anteriores.

Portal Formacion Docente

Servicios Computacionales

LOS MARCOS EN LA INVESTIGACIÓN

Contribución de los alumnos del Doctorado en Desarrollo Humano y Educación del Centro Universitario Mar de Cortés

Los marcos en la investigación permiten al investigador definir los elementos relacionados con el objeto de estudio, en una delimitación disciplinaria o temporal que orienta y fundamenta con pertinencia el proceso investigativo.

En una investigación se pueden establecer varios marcos:

Marco Histórico: Establece la evolución del objeto de estudio, describiendo su historia, desde sus orígenes hasta el momento actual.

 Marco de Referencia: Es todo el conocimiento previo que tiene el investigador sobre la temática que está estudiando.

Marco conceptual: Como su nombre lo indica son todos los conceptos, definiciones, características, tipología, entre otros aspectos que constituyen la base teórica de la problemática estudiada.

Marco teórico: Cuando se lleva a cabo una investigación es de suma relevancia establecer con claridad en qué teorías o enfoques teóricos o investigaciones, se está sustentando el estudio que se lleva a cabo. Esta es la función del marco teórico.   Como su nombre lo indica, es el que encuadra o enmarca el camino que va a seguir la investigación. Las teorías o enfoques teóricos seleccionados tienen que ser muy importantes o relevantes dentro del campo de estudio que se está indagando. Es necesario “subirse en los hombros de gigantes”. Para cualquier tema existen teorías o estudios reconocidos, que son la base para cualquier investigación posterior. Por lo tanto, cuando se construye un marco teórico se tienen que tomar en cuenta.

 Marco teórico referencial: En general, cuando se pide en un trabajo de investigación realizar un marco teórico, se está solicitando integrar todos los marcos anteriores, especialmente el de referencia, conceptual y teórico. Hay autores que hacen la diferencia entre marco teórico y la integración de los tres marcos, asignándole el nombre de marco teórico referencial.

Hay otros que solamente le llaman marco referencial o teórico de la investigación. De esta manera, en la investigación, se integran los marcos mencionados, ya que al establecer una teoría o enfoque teórico, se deben de tener claros los conceptos y definiciones de la temática que sustenta la misma, para poder comprenderla. Igualmente, es necesario, que la investigación tome en cuenta el conocimiento previamente construido de esa problemática y la evolución del objeto de estudio.

Portal Formacion Docente

Cerrajeria Automotriz

Niños que Leen, Mentes Brillantes

Cómo ayudar a sus hijos a sobresalir en la escuela.

“A partir del tercer grado escolar, los niños necesitan aprender unas 3000 palabras nuevas al año”.

Una de las cosas que más le gustan de la escuela a Victoria Lin es ir a la biblioteca. Apenas se encuentra allí, esta pequeña de cinco años y medio, de Montclair, Nueva Jersey, corre a buscar los libros de Theodor Seuss Geisel, “el Doctor Seuss”, su escritor favorito. Su mamá le ha leído tantas veces uno de ellos, El gato del sombrero, que se sabe de memoria algunos pasajes y ya puede leerlos sola.

También elige libros que le agrada leer y comentar con su papá, como los que cuentan historias reales sobre bomberos y los de animales marinos. Como la familia Lin tiene planes de visitar próximamente un acuario, la bibliotecaria le sugiere a Victoria que se lleve a casa un libro sobre delfines. La niña lo agrega al rimero, junto con otro que trata sobre los manatíes, los cuales le encantan.

Victoria avanza con paso firme por el camino que la llevará a convertirse en una buena lectora, habilidad que le abrirá un sinfín de posibilidades y que podría ser determinante para su futuro. Numerosas investigaciones rea­lizadas durante décadas demuestran que saber leer bien y disfrutar la lec­tura son los principales factores en el éxito escolar de un niño.

Los chicos que son buenos lecto­res también son buenos estudiantes; sacan mejores calificaciones en prue­bas de aprovechamiento en todos los grados y en todas las materias, incluso en matemáticas y ciencias. A conti­nuación le presentamos algunas estrategias que le permitirán ofrecer a sus hijos una ventaja en la escuela y un placer para toda la vida.

1.- Los buenos lectores comienzan a temprana edadLas calificaciones en lectura que un niño obtiene durante el primer grado escolar son un indi­cador confiable del éxito académico que tendrá cuando curse el bachille­rato. Esto significa que lo que ocurre en los primeros años tiene un efecto perdurable en el aprendizaje. Con ni­ños pequeños, ponga en práctica los consejos siguientes:

  • Cuanto más se le hable, se le lea y se le cante a un bebé, más amplio será su vocabulario y mayor su comprensión. Los niños pequeños son suma­mente receptivos al lenguaje.
  • Cuando los niños empiezan a an­dar son muy inquietos. Para hacer que se sienten un rato y se interesen en los libros, hay que picarles la curio­sidad. Muéstrele las ilustraciones a su hijo y hágale preguntas; por ejemplo, “¿Qué es esto?” “¿Quién es?” o “¿Qué otras cosas hay aquí?”.
  • El periodo preescolar es la etapa en que los niños comienzan a apren­der el alfabeto y a tomar conciencia de los sonidos que forman las pala­bras: una habilidad esencial para la lectura que los expertos denominan “conciencia fonémica”. Aunque Vic­toria y su mamá no la llaman así, la practican cuando se ponen a leer sus libros de rimas preferidos. Dan una palmada al pronunciar cada sílaba de una palabra (“pe-lo-ta”), o juegan a las adivinanzas diciéndose por tur­nos: “Estoy pensando en una palabra que empieza con la letra E”.
  • Los niños en edad escolar nece­sitan practicar mucho la lectura en voz alta delante de sus padres, y oír­los a ellos leer también. Para ayudar a su hijo a leer con fluidez, léale un párrafo y luego pídale que lea el si­guiente. Cuando le lea al niño, haga énfasis en la puntuación y explíquele el significado de las palabras.

2.- Los buenos lectores poseen un vo­cabulario amplio. Piense en los inter­cambios verbales que haya tenido con su hijo a lo largo del día. Si su jornada fue muy ajetreada —lo cual es común en el caso de los padres que salen a trabajar y llegan tarde a casa—, lo más probable es que se haya limitado a darle órdenes al niño con palabras simples y repetitivas. Por ejemplo: “¡Ya es hora de irnos!” o “Limpia tu cuarto”. Tan atareados estamos casi todos los días, que nos olvidamos de que los niños esperan de nosotros conversaciones sobre temas más va­riados y enriquecedores.

  • Cierto estudio mostró que cuando los maestros utilizaban un lenguaje más complejo en el salón de clase, los niños pequeños aprendían a generar ellos solos oraciones más complica­das. A partir del tercer grado escolar, los niños necesitan aprender unas 3000 palabras nuevas al año; o sea, ocho al día. Y tienen que leer o escu­char al menos cuatro veces cada pa­labra para integrarla a su léxico. Para enriquecer el vocabulario de su hijo, pruebe estas técnicas:
  • Cuéntele al niño historias sobre el pasado, el presente y el futuro. A la hora de la cena, relate anécdotas sobre su infancia o hágale preguntas a su hijo sobre alguna actividad o fes­tejo escolar que se avecine.
  • Fomente los juegos. De acuerdo con Sue Bredekamp, experta en de­sarrollo infantil, el juego es esencial para que los niños perfeccionen sus habilidades lingüísticas y expresen verbalmente sus ideas.
  • Lea con el niño libros de diver­sos temas, que ofrezcan información amena y novedosa para él: cuentos ilustrados y libros de rimas, de cien­cias y de historia. Luego conversen un largo rato sobre las lecturas.

3.- Los buenos lectores analizan, de­ducen y sintetizan. Antes de darle un libro nuevo a su hijo, siéntese con él a revisar la cubierta, recomienda la pedagoga Francie Alexander. Lean el título, examinen la ilustración y luego pregúntele al niño de qué cree que trata el libro. Los estudios indican que predecir pone en actividad un pensa­miento más profundo que mejora la comprensión. Cada seis o siete pági­nas, pida a su hijo que recuente lo que ha leído y al final pregúntele qué su­pone que ocurrirá después.

4.- Los buenos lectores visualizan las historias. Los niños que se forman imágenes mentales son más hábiles para recordar detalles y se muestran mucho más interesados en leer por placer. Anime a su hijo a fijarse, por ejemplo, en los rasgos o en el atuendo de los personajes.

5.- Los buenos lectores se identifican con lo que leen. Los comentarios que usted le haga al niño lo ayudarán a vincularse con el relato: “Esta histo­ria me recuerda la vez en que…” o “Es­te personaje se parece a…”. Su hijo no tardará en establecer asociaciones con sus propias experiencias.

Preparar a sus hijos para que se vuelvan buenos lectores es uno de los regalos más valio­sos que puede darles. Los niños que batallan con las palabras y que tienen dificultades para entender los textos disfrutan muy poco los li­bros, así que evitan leer. En un estudio realizado en Estados Unidos con niños de clase media que cursaban el quinto grado, los lectores más ávidos pasa­ron al menos 50 veces más minutos al día leyendo por placer que los niños menos hábiles para leer. Al final del año, los primeros habían leído hasta 2 millones de palabras más que los se­gundos, lo que agrandó aún más la brecha entre unos y otros en conoci­mientos y aprovechamiento.

Por supuesto, los logros académi­cos no son la única razón para alentar a los niños a leer. En sí misma, la lec­tura es una inagotable fuente de pla­cer. Como dice la experta Jennie Nash, “en los libros uno puede encontrar compañía, consejo y diversión. Es un deleite pasar horas a solas en una ha­bitación escuchando la dulce música de la palabra escrita”.

No lo dude: la lectura puede brin­dar a sus hijos un sinfín de     momen­tos mágicos, y mucho más.

Autor: Judsen Culbreth.

Resumen: Profr. Pedro Lizárraga Nájera

Portal Formacion DocenteCerrajeria Automotriz

El Docente como Investigador

Hoy, más que nunca, las profesionales y los profesionales de la educación juegan un papel clave en la mejora de la calidad de la educación. Los resultados de la investigación han proporcionado una mayor comprensión de las prácticas educativas y de los contextos institucionales; no obstante, vemos la necesidad de que el profesorado asuma el papel de investigador de la educación.

La imagen del profesorado investigador se considera como una herramienta de transformación de las prácticas educativas. La investigación del profesorado debe ser una empresa colaborativa. La comunidad educativa tiene el derecho a implicarse en la búsqueda de una educación de más calidad, y el deber de implicarse en dicha búsqueda.

Los docentes deben investigar su práctica profesional mediante la investigación – acción, teniendo como foco la práctica profesional del profesorado, con la finalidad de mejorar la calidad de la educación y a través de ésta transformar la sociedad.

La investigación debe realizarse en los centros educativos y para los centros educativos, teniendo sentido en el entorno de las situaciones problemáticas de las aulas. De esta forma, la investigación-acción se constituye en una excelente herramienta para mejorar la calidad institucional. Los centros educativos deben institucionalizar la cultura investigadora del profesorado. La investigación se considera una actividad que debe cristalizar en la cultura de las instituciones educativas.

Vivimos en los inicios del tercer milenio, donde los rápidos cambios sociales y tecnológicos exigen la construcción de nuevas imágenes tanto de la educación como del profesorado; imágenes que conceptualizan a este último como investigador y al alumnado como ciudadanos activos, pensantes, creativos, capaces de construir conocimiento.

Las concepciones y reflexiones que se exponen,  son imágenes que configuran el tópico del profesorado como investigador, que desde unas décadas acá se viene denominando con expresiones tales como la investigación del profesor, la investigación en el aula o el profesorado investigador.

Portal Formacion DocenteServicios Computacionales

Televisión ¿Sí o No?

Como todo, la televisión puede acarrear tanto beneficios como problemas según el uso que le demos en el hogar. Vale la pena, entonces para tomar una mejor decisión sobre la televisión, tener en cuenta algunas consideraciones importantes:

Los niños y las niñas de edad preescolar no necesitan ver televisión. Ver televisión no es una necesidad sino una forma de entretención que, si bien puede interesar al niño o la niña y ayudarle a incrementar su vocabulario en preparación para la lectura y la escritura, también limita su oportunidad de entregarse a experiencias mucho más vivenciales y, por lo tanto, mucho más significativas y de mayor valor para el aprendizaje.

Los niños y las niñas de edad preescolar organizan su esquema de valores según el ejemplo que reciben de sus padres. La valoración que dan los padres y las madres a la televisión será la misma de sus hijos e hijas. Si ver televisión es una actividad importante para los progenitores, los niños y las niñas crecen con esa idea y la adoptan como un estilo de vida en el que se le confiere un alto valor a ver la televisión.

Cuando una actividad se repite todos los días, llega un momento en que el cerebro la incorpora en su esquema de vida y la convierte en hábito. La formación de hábitos saludables es uno de los objetivos más importantes que tienen los padres y las madres en los primeros años de vida de los niños.

En esta época, debe hacerse especial énfasis en las rutinas cotidianas de dormir, asearse, recoger sus juguetes y comer.  Si entre la rutina diaria se incluye el ver televisión a una hora determinada, es fácil que se convierta en un hábito.  Por ello, padres y madres necesitamos reflexionar sobre los hábitos que deseamos cultivar en nuestros hijos para decidir qué actividades motivaremos que realicen todos los días para que las adopten como parte de su vida.

Los niños y las niñas de edad preescolar necesitan ejercitarse; por ello, poseen una gran cantidad de energía que liberan poco a poco a través del juego activo.  Ver televisión es una actividad totalmente pasiva.

Al estar sentados frente a un televisor, los niños y las niñas no tienen oportunidad de estirar sus músculos, ni de ejercitarse para adquirir un mejor control de sus miembros. La época de la primera infancia es un período muy activo para los niños y las niñas como para desperdiciarla frente al televisor.

Los aprendizajes duraderos se logran a través de la interacción de los niños con otros niños y con sus progenitores.  La mera recepción pasiva de los estímulos visuales y sonoros como los producidos por la televisión no desarrollan aprendizajes valiosos, como tampoco contribuyen a desarrollar destrezas de lenguaje.

Para los niños es mucho más significativo aprender colores o interiorizar valores en contacto directo con ellos a través de juegos con otros niños y con papá y mamá. Por otra parte, por su limitada capacidad para distinguir la realidad de la fantasía los programas de televisión deben elegirse con cuidado.

Estudios han demostrado los efectos negativos en los niños cuando han visto televisión antes de los tres años y cuando dedican más de una hora diaria a esta actividad.

Aunque hace falta hacer estudios más amplios al respecto, los resultados obtenidos han dado la señal de alerta sobre la posibilidad de que los niños y las niñas que pasan mucho tiempo viendo televisión tienen un menor rendimiento escolar, y que los niños que vieron televisión antes de los tres años tienen más posibilidades de desarrollar hiperactividad o el síndrome de déficit de atención en la edad escolar.

La televisión no debe utilizarse como una niñera para los hijos. Lo recomendable es que cuando los niños estén viendo televisión, los acompañe su madre o su padre para que motive cierta interacción con la información que presentan los programas. Esto pueden lograrlo haciendo preguntas a su hijo o a su hija sobre lo que están viendo y tratando de hacer conexiones de los aprendizajes nuevos con lo que la niña o el niño ya sabe.

La televisión puede ofrecer valiosa información, pero entre las niñas y los niños pequeños, mientras menos, mejor.

Autor: Mónica Sulecio de Álvarez

Portal Formacion DocenteServicios Computacionales