DIEZ ESTRATEGIAS PARA SOLUCIONAR CONFLICTOS EN LOS NIÑOS

Los conflictos van a estar presentes a lo largo de la vida de cualquier persona. En toda relación entre personas ya sea familiar, de amistad de pareja, o del tipo que sea habrá momentos en los van a producirse diferencias que lleven al conflicto. Cada persona tendrá sus gustos, intereses, puntos de vista, opiniones, etc. y estas pueden chocar con las de los que nos rodean. Por ello es importante por un lado no temer los conflictos o tratar de evitarlos y por otro lado aprender estrategias para solucionar conflictos de forma constructiva para las diferentes partes implicadas.

 

¿Qué es el conflicto?

El conflicto suele estar asociado a algo negativo y esto ocurre porque son muchas las ocasiones en las que, en lugar de intentar solucionarlo, las personas intentan imponer su punto de vista, en estos casos las consecuencias son negativas para todas las partes. Pero contrariamente a esto, los conflictos pueden verse como algo positivo, ya que nos brinda la oportunidad de aprender de ellos y de elaborar estrategias de solución en conjunto, cuando esto ocurre estaremos solucionándolo de forma constructiva y estrechando los vínculos afectivos con las demás partes implicadas.

Es muy importante que busquemos soluciones positivas a los conflictos que tengamos con los niños y niñas y al mismo tiempo que les enseñemos desde un primer momento a solucionar conflictos de forma relajada y positiva, a través del diálogo, la comunicación y la comprensión, pero también sin ceder.

Si desde pequeños aprenden a solucionar conflictos, serán capaces de enfrentarse sin miedos a las futuras situaciones conflictivas sin imponerse y sin ceder, buscando soluciones y alternativas constructivas, de esta forma contribuimos tanto a su desarrollo, como a su bienestar y salud emocional, y en definitiva a su felicidad personal.

 

Pautas eficaces para aprender a solucionar conflictos de forma positiva.

1.- Antes de nada, mantén la calma y mira el conflicto como una oportunidad de cambio y de diálogo con los niños y niñas.

 

2.- Identifica el conflicto con claridad y sin miedos, daremos nombre al conflicto sus causas y consecuencias.

 

3.- Emplea la escucha, la empatía, y el diálogo. No te centres en hablar tú y explicar tu punto de vista, ponte en el lugar del otro, escúchale y entiéndele.

 

4.- Después explícale también tu punto de vista y cuando lo hagas emplea mensajes yo en lugar de mensajes tú, es decir no uses expresiones como “tú no piensas en los demás, tú eres malo, tú estás haciendo esto mal…” usa expresiones del tipo “yo estoy molesto por…, no me gusta…, cuando haces esto yo pienso que…y me siento”.

 

5.- Utiliza el sentido del humor y el pensamiento positivo. Si puedes emplea alguna broma para suavizar tensiones.

6.- No te lo tomes como algo personal, cuando hay un conflicto no es que el pequeño quiera molestarte a propósito, el tiene también sus opiniones y puntos de vista.

 

7.- Tomate tu tiempo, antes de hablar relájate. Si estás alterado, espera un tiempo para empezar a buscar soluciones.

 

8.- Mira el conflicto como una oportunidad especial, para el diálogo y la comunicación y para la búsqueda común de alternativas.

 

9.- Aprende a ceder y enseña a ceder también.

 

10.- Sirve de ejemplo al pequeño con todos los conflictos que te surjan, ya sea con ellos o con otras personas.

 

EDUCA Y APRENDE(2020).

Portal Educativo. Recuperado de www.educayaprende.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *